CULTURA Y TRADICIÓN TORAJA - ISLA DE SULAWESI - INDONESIA

Los Toraja son un grupo étnico que habita en la isla de Sulawesi en la región de Tana Toraja. A 328km de Makassar se encuentra Rantepao, su capital. Actualmente son de religión cristiana, pero sus ancestros tenian creencias animistas, "Aluk To Dolo" (el camino de los ancestros). Sus ritos funerarios y sus peculiares casas son los que hacen única su cultura y por eso se afanan en conservarla.

Los Tongkonan son las casas toraja. Tienen un fuerte vinculo con la familia que las construyo, y debido a esto no las pueden, ni vender, ni comprar. Se cree que la razón por la cual estas casas son tan peculiares, es que los ancestros cuando llegaron por primera vez a la isla de Sulawesi, utilizaron las quillas de sus embarcaciones como tejados de sus casas. Siempre que se encuentran pequeñas concentraciones de casas están alineadas y orientadas de norte a sur. Esto es que para ellos las puertas de sus casas son la frontera entre la vida y la muerte. En frente de sus casa, a una distancia determinada, se encuentran sus graneros o Lambang Padi. Tanto sus casas como sus graneros están ornamentados y pintados cuidadosamente, utilizando el blanco del espíritu, el rojo de la sangre y el negro de la muerte. La riqueza de la familia se evidencia por el numero de cuernos de búfalo que cuelgan en su entrada.

















RITUAL FUNERARIO

Según los Toraja impresionar a los dioses y mantener al difunto contento son motivos que aseguran un lugar en el cielo para la familia. Cuanto más rico y poderoso es el fallecido, más cara es la ceremonia. Para costearlo, muchas familias se ven obligadas a vender campos de arroz, ganado o pedir prestado dinero a los familiares más acaudalados. Tal es la devoción, que incluso muchas familias pobres llegan a arruinarse y endeudarse por generaciones para poder celebrar el funeral. Hasta que llegue el momento, la familia debe construir una casa donde guardar todas las ofrendas, sacrificar más de una decena de búfalos y atender y agasajar a casi 2.000 invitados que perfectamente pueden reunirse para eventos de esta naturaleza. Por eso, la ceremonia suele celebrarse semanas, meses o incluso años después de la muerte del difunto, de manera que la familia pueda reunir todos los recursos necesarios para una celebración apropiada.




















































< >